La delincuencia juvenil se dispara en Bilbao

El asesinato de dos ancianos de unos 80 años hace pocos días, a manos de dos chavales de 14 años, ha vuelto a llamar la atención sobre la creciente criminalidad juvenil que tiene lugar en la capital vizcaína. Como ocurre siempre que se producen hechos de este tipo, las opiniones se dividen entre los escandalizados por la impunidad de los menores, sea cual sea la gravedad de su delito, y el buenismo de los defensores de dicha impunidad.

Y digo “buenismo” porque no estamos hablando de un hecho accidental, de un homicidio accidental que pudiera producirse porque al nieto de alguien se le caiga una maceta desde una terraza y mate a su abuelo por casualidad. Hablamos de dos chavales con un historial de conflictividad y pequeños delitos, que estaban huidos de sendos pisos de la diputación.

Parece ser, por el desorden que había en la casa y su situación en una planta baja, que el motivo del asesinato ha sido el robo. Por mucho que las autoridades se esfuerzan en tapar los hechos y negar la realidad, los vecinos confirman que existe una auténtica marea de criminalidad en torno a bandas juveniles organizadas.

La muerte de este dos ancianos, la del exfutbolista Ibon Urrengoetxea el 23 de Diciembre, la paliza que recibieron dos personas en el metro el 28, la violación de una joven dos días después, no son más que una pequeña muestra de algo que se ha convertido en habitual. Y como solución, las únicas alternativas que da la administración son la financiación de ONGs que den cursos de convivencia a las víctimas o internar a estos criminales en residencias de lujo con piscina y paga semanal.

Más información: El Español